5 factores que debes tener en cuenta a la hora de comprar un smartphone

El mercado de los smartphones cambia muy rápidamente. En unos pocos meses se dan la vuelta las características técnicas, aparecen nuevas tecnologías, modelos o funcionalidades antes desconocidas, y todo esto complica el proceso de elección de nuestro nuevo teléfono.

¿Con cuál me quedo? El blog Xatakamovil  comparte los cinco factores clave a tener en cuenta a la hora de comprar un teléfono móvil. Las cinco características que tienen el mayor impacto en la experiencia final, que es lo que más termina importándonos. .

1. El tamaño importa y la resolución también

Empezamos en las 3.5 pulgadas y poco a poco fuimos subiendo. 4.0, 4.3, 4.5, 4.7 y hasta las actuales 5.0 pulgadas o más. El tamaño de un smartphone es la característica clave, posiblemente la más importante a la hora de sentirnos cómodos con nuestro teléfono. Sin embargo, la elección es compleja ya que se trata de un atributo subjetivo. A unos les gustan más grandes, y a otros pequeñas. La clave es buscar ese tamaño con el que nos sintamos más cómodos, ya sean diagonales reducidas (3.5 a 4.3 pulgadas) o de mayor empaque (4.5 pulgadas en adelante).

Junto con la pantalla hay una característica clave: la resolución. En un mercado donde las FullHD (1920×1080 píxeles) están de moda, somos muchos los que no las vemos realmente necesarias. Por supuesto la resolución está íntimamente ligada con el tamaño de la pantalla, y es por ello por lo que se ha propuesto una medida alternativa que es la densidad de píxeles en puntos por pulgada o ppp.

2. Un rendimiento a nuestra medida

Con rendimiento nos referimos al potencial del teléfono. A su hardware, a la velocidad de proceso, movimiento del sistema operativo, calidad gráfica, etc. Actualmente existen múltiples diseñadores y fabricantes de hardware: Qualcomm, Samsung, MediaTek y Apple son quizá los más reconocidos y que copan la práctica totalidad de posibilidades del mercado. Hay otros de menor empaque y generalmente con cuotas de mercado mínimas, que apuestan más por precios más bajos que por una gran calidad.

Medir el rendimiento de un teléfono no es un tema trivial, aunque tampoco excesivamente complicado. Más allá de lo que nos puedan decir los benchmarks  lo más importante es que el teléfono sea capaz de darnos una experiencia satisfactoria en su uso, en el día a día. Que el sistema operativo se mueva eficientemente y que las aplicaciones se abran y cierren rápidamente, por ejemplo.

En el hardware tenemos otro factor clave en los sistemas actuales: la memoria RAM cuyo uso depende enormemente del sistema operativo elegido. Por ejemplo Android es mucho más exigente que iOS o Windows Phone, estos últimos mucho más eficientes. Para el Android de Google lo recomendable es acudir a 1 GB de memoria RAM como mínimo para mantener una experiencia muy fluida, y 2 GB para los usuarios que busquen ‘lo mejor’.

En Windows Phone Microsoft ha conseguido forjar un sistema sencillo pero cuyos requisitos no son nada altos. Hay teléfonos con 512 MB de RAM que funcionan perfectamente  y otros con 1 GB que proponen una experiencia similar.

En iOS de Apple nos encontraremos con algo parecido. Las opciones son inexistentes (iPhone 5, 5C y 5S ofrecen 1 GB de memoria RAM) y con esta cifra el sistema operativo se mueve de forma muy correcta, renqueando quizá en modelos anteriores pero de forma impoluta en los nuevos teléfonos.

3. El sistema operativo

– Dejando de lado las valoraciones personales  podemos dar algunos atributos clave de cada sistema:
iOS: el primero, ha obtenido un amplio lavado de cara con iOS 7, es rápido y estable aunque no hay mucha variedad en dispositivos y los conocidos iPhone son bastante caros.

– Android sigue estando muy fragmentado (la mayoría de teléfonos tienen las versiones 4.1 o 4.2 aunque ya haya salido la 4.4) y en líneas generales requiere de un hardware superior para ejecutarlo correctamente. Lo bueno es que existe una infinidad de modelos y fabricantes con teléfonos que van desde menos de 100 euros hasta varios cientos. Ideal para las gamas bajas, medias o altas siempre que se sepa qué teléfono Android elegir.

– Windows Phone. Si iOS y Android son los dos ‘grandes’ sistemas operativos del mundo móvil, Windows Phone está en una tercera posición a una distancia lejana. A su favor está la estabilidad del sistema, aunque carece de algunas características y le faltan muchas aplicaciones a su tienda virtual. El Lumia 520 ha hecho que Microsoft gane muchos enteros, aunque otros como el Lumia 1020 tienen características únicas, en este caso la cámara

4. La cámara

La cámara de un smartphone ha evolucionado hasta tal punto que muchos han dejado su compacta en un cajón y la han sustituido por su nuevo ‘teléfono inteligente’. Y nuevamente hemos de reconocer que no es fácil elegir un teléfono por ‘la mejor’ cámara, ya que son muchos los factores que afectan a una fotografía. Las fuentes de luz, su intensidad, el movimiento del objeto o la calidad de los colores capturados son algunos de ellos.

Para compartir con los amigos ciertas imágenes casi cualquier smartphone sirve, aunque siempre es recomendable acudir a, lo menos, una gama media. Si buscamos el toque artístico de la fotografía la elección será más difícil, pero siempre en los modelos más punteros (y caros) de cada marca.

Fuente: xatakamovil.com