Android ha evolucionado lo suficiente como para ser tu único S.O.

Cinco años y tres meses han pasado desde que Google lanzase la primera versión del sistema operativo Android y desde entonces ha recorrido mucho camino.Tanto es así que puedo confirmar, de manera personal, que puedes pasar tu día a día con Android sin tener que recurrir a un sistema operativo de sobremesa, léase Windows, GNU/Linux o Mac. Android 4.4 KitKat es más que suficiente para la gran mayoría de personas como un sistema operativo para su día a día.

La llegada de Android

Érase una vez un ecosistema de teléfonos móviles plagado de un sistema operativo llamado Symbian y el gran impulsor de los teléfonos inteligentes junto con un sistema operativo conocido como Windows Mobile. Había otra serie de teléfonos, enfocados a usuarios empresariales con BlackBerry OS y entonces, año 2007, llegó Apple con iOS, iPhone y su revolución táctil capacitiva.

Desde entonces hasta hoy día, 6 años después, ha cambiado totalmente el panorama. Veamos qué rumbo tomaron los fabricantes y el ecosistema móvil como para dar lugar a que Android naciera y haya cuajado tanto en el mercado.
Symbian, sistema operativo utilizado por Nokia para sus teléfonos avanzados, está viviendo un renacimiento gracias a su apuesta por la evolución natural de Windows Mobile. Sin embargo perdieron la tracción de años atrás después del lanzamiento de Nokia N95 y el empecinamiento de la compañía en adaptar la interfaz Symbian a la tendencia táctil en lugar de plantearse un nuevo sistema.

Intentaron hacerlo, aunque tarde, con Symbian Belle y también con un respetuoso acercamiento a una plataforma nueva (Meego). Finalmente Nokia puso toda la carne en el asador apostando por Windows Phone para smartphones y Asha como featured phones, que recuerdan a los teléfonos de 2006.

BlackBerry OS, la compañía canadiense que por aquel entonces se conocía como RIM tuvo un comportamiento similar a Nokia evolucionando ligeramente su propio sistema operativo hasta el renovado BlackBerry OS 10. Sin embargo este movimiento ha llegado tarde, muy tarde, tanto que no está claro el porvernir de BlackBerry en el mercado, con cuotas cada vez más pequeñas.

Windows Mobile, el sistema operativo de Microsoft evolucionó ligeramente tras la llegada de iOS y vimos el lanzamiento de Windows Mobile 6 pero no tuvo el éxito esperado y no fue hasta 2009 cuando vio la luz Windows Mobile 6.5 optimizado para pantallas táctiles. Microsoft supo reaccionar al lanzar un sistema completamente renovado y enfocado a interfaz táctil que destacaba sobre el resto de plataformas por su sencillez y fluidez. Hablamos de Windows Phone que vio la luz a finales de 2010, como Windows Phone 7.

A día de hoy tenemos en el mercado Windows Phone 8 y el mercado ha respondido positivamente a la apuesta de Microsoft aunque aún queda mucho camino por recorrer.

Como se puede ver, parece que iPhone de Apple y su interfaz táctil capacitiva pilló por sorpresa al resto de fabricantes y desarrolladores de software quienes se tomaron con escepticismo este tipo de solución móvil y su lenta reacción generó un vacío en el sector que bien supo aprovechar Google con Android.

La evolución del sistema operativo ha sido notable. Actualmente hemos llegado a la versión Android 4.4.2  y parece que los chicos de Google aún tienen mucho que aportar al ecosistema Android.

Android ha evolucionado lo suficiente como para ser tu único S.O.

Es cierto que hoy día el sistema ha evolucionado hasta un punto que prácticamente cualquier tipo de usuario podría trabajar sobre Android en su día a día de navegación web, ofimática  y juegos.

Los dispositivos están día a día más enfocados a la movilidad y si bien antes había muchas ataduras hacia tu equipo portátil o de sobremesa por falta de aplicaciones y ciertas funcionalidades en Android, la gran mayoría de esos problemas han desaparecido.

Android es un sistema operativo muy completo y capaz. De hecho, la mayoría de gente que utiliza un smartphone no es capaz de sacarle todo el rendimiento que es capaz de ofrecer. Hoy día podemos conectar nuestro Android a una TV vía MiraCast (o con cable MHL/SlimPort) y vía Bluetooth conectar un teclado y ratón y utilizarlo como equipo de sobremesa/portátil.

Claro, muchos dirán, “ya ¿y el espacio para mis películas y música?”. Android tiene soporte USB OTG, lo que implica que podrías conectar tu pendrive o disco duro USB y acceder a esos datos si así lo prefieres. Aunque, a día de hoy, es más común y más útil disfrutar de un NAS donde centralizar todo y al que puedan acceder todos los dispositivos de la familia.

Con Android puedes jugar, de hecho hay consolas Android, puedes ver películas (XBMC, Plex, MX Player), trabajar con documentos ofimáticos, escuchar música, navegar por Internet (con y sin Flash) y estar en contacto con todos tus amigos vía redes sociales y WhatsApp.

¿Qué aún hay cosas que no puedes hacer con tu Android? Seguro que sí, pero no podrás negarme que a día de hoy con tu tablet o smartphone Android podrías pasar días sin utilizar ese equipo sobremesa, cada día más en desuso.

Sólo usos muy concretos hacen necesario un ordenador como por ejemplo software diseñado a medida (léase software empresarial, juegos de PC, programa PADRE de la declaración de la Renta), profesiones que requieren edición de vídeo o audio de calidad, composición musical, es decir, tareas que requieren gran potencia de cálculo y que están desarrolladas de manera tradicional para este tipo de plataformas Windows / Mac.

Fuente: xatakandroid.com