Neveras y televisores ¿Los nuevo objetivos de los cibercriminales?

Un grupo de especistas en seguridad informática han anunciado esta semana el descubrimiento de un importante ciberataque que ha afectado a aparatos conectados a internet, llamados «inteligentes», como un refrigerador.

La empresa de seguridad californiana Proofpoint ha afirmado que podría ser el primer ataque cibernético probado que se ha producido a través de objetos «inteligentes». Según detectaron, los «hackers» lograron penetrar en los sistemas informáticos de varios objetos conectados a internet de diversos hogares tales como televisores y refrigeradores para crear una plataforma y enviar cientos de miles de «spam» o correos electrónicos fraudulentos.

Más de 750.000 e-mails fueron enviados entre el 23 de diciembre y el 6 de enero, principalmente a empresas y particulares en todo el mundo, dijo la compañía. Hasta ahora, los expertos en seguridad aseguraban que este tipo de ataques eran meras teóricas. Proofpoint afirmó que este descubrimiento tiene un impacto muy significativo en términos de seguridad para los propietarios de este tipo de dispositivos «debido al enorme aumento que se espera del uso de estos objetos inteligentes, desde ropa hasta electrodomésticos». «La mayoría de estos objetos están protegidos de forma débil y los consumidores no tienen prácticamente forma de identificar o combatir los cuando llegan», señala Proofpoint en un comunicado recogido por la agencia AFP.

¿Realmente son tan «inteligentes»?

Durante la última edición del CES, la mayor feria tecnológica del mundo, recién celebrada en Las Vegas (EE.UU.), fesfilaron multitud de dispositivos con la consideración de «inteligentes», pero que, sin embargo, para muchos expertos, no lo son tanto. En muchos casos, únicamente se trata de accesorios clásicos a los que se les añaden prestaciones y funcionalidades tecnológicas y conexión a la red; sin embargo, eso no siempre implica que sean «inteligentes», en el sentido de ser capaces de aprender de las experiencias y el entorno.

La palabra «inteligente» se usa cada vez más, aunque de forma muy generalista para muchos objetos y servicios; «no todo lo denominado «smart» lo es realmente», sostuvo Alberto Bellé, analista de la consultora IDC en declaraciones a la agencia EFE. A su juicio, muchas veces, la industria esta acuñando ese término para describir objetos que se diferencian de los convencionales únicamente por incluir algo de tecnología, aunque no siempre revolucionaria o rompedora, y así ganar adeptos y clientes.

Fuente: abc.es

Etiquetado con: ,